PALABRA

De cuentos sueltos y otras vainas

© Gustavo Malet photography
Gus Malet

Tal vez

Ojos cómplices, descarados.
El sol de mediodía en la ventana.
Un dinosaurio del tamaño de un pulgar.
El primer adiós, de tantos.

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

Una última mirada

La tarde acabaría apaciblemente si Fufo, Lurilay, Nayenka, Yon y Keka no jugaran pegando gritos tras la pelota, todos a la vez.

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

Cuidado

A veces es mejor no asomarse a la ventana de una casa que no es la tuya; podrías encontrar que allí también viven los demonios

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

Nostalgia

Al pasearse por los mercadillos navideños, en medio de las almendras acarameladas, los gritos de los niños corriendo y el aroma del Glühwein, puede ser

Leer más »
© gustavo malet photography
Gus Malet

Por ejemplo

José Malet. Pipo para la familia. Buen conversador y fumador ya retirado. Amante del pan y los libros, en ese orden. Y nunca despreciará un momento

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

El retorno del cobarde.

«¡Porque yo no le temo a la muerte!» arengaba el hombre fuerte, el que deseaba el enfrentamiento, el que quería demostrar su arte en otros campos que no fueran reprimiendo y decapitando solo opositores.

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

El incidente del mamón chino.

Y entre mis manos tenía un kilo de mamón chino, nombre popular de aquella fruta roja con espinas suaves que el lector ilustrado seguramente conocerá como Nephelium lappaceum.

Leer más »
© gustavo malet photography
Gus Malet

Y 12 meses fueron en 2:44 minutos

Y finalmente habías llegado, por fin estabas con nosotros pero no lo podíamos creer. Un sentimiento de sorpresa nos había invadido aunque te habíamos esperado siempre.  Tu madre estaba plenamente consciente de que ya era madre, pero yo no me enteraba de qué era yo.

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

La mujer de los ojos transparentes.

Al abrir sus ojos, frente a ella se extendía un mar azul profundo e interminable. Se quiso mover, pero sus piernas no le obedecieron y se dió cuenta que estaba paralizada, inmóvil al filo de un acantilado con las olas reventando a cientos de metros bajo sus pies.

Leer más »
© Gustavo Malet photography
Gus Malet

Puertas y vidas.

El susto que se llevó al verlo sentado en el penúltimo escalón hizo que se le escapara un gemido, sin que el otro pareciera reaccionar. Inmediatamente y ya riendo, quiso lanzarle algún improperio desde el descansillo, pero sus pulmones le traicionaron después de subir por las escaleras hasta el cuarto piso.

Leer más »