Cuidado

A veces es mejor no asomarse a la ventana de una casa que no es la tuya; podrías encontrar que allí también viven los demonios de tu propia casa.

 

 

Tú en la selva humana

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *