© Gustavo Malet photography
Al pasearse por los mercadillos navideños, en medio de las almendras acarameladas, los gritos de los niños corriendo y el aroma del Glühwein, puede ser que uno se encuentre con este tipo de pabellón.  Cientos de peluches de todos los tamaños y colores, animado por luces danzantes y por un personaje en la tarima que con microfono en mano exhorta a la masa a participar, aunque no conozco la mecánica del juego, si lo hay. Personalmente me parecen sacados de una película antigua. Me dan la sensación de que estos pabellones se resistieran a morir olvidados con el walkman y quieren demostrar que también son parte de este siglo. Una escena nostálgica, como el cartel en la calle anunciando un circo con animales en su espectáculo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *