Una última mirada

La tarde acabaría apaciblemente si Fufo, Lurilay, Nayenka, Yon y Keka no jugaran pegando gritos tras la pelota, todos a la vez.
© Gustavo Malet photography

Los observo correr en medio del polvero mientras el cigarrillo en mi mano se apaga y empieza a caer la noche. Sonrío al recordar que así mismo jugaba yo, en la misma calle pedregosa frente a mi casa, con equipos de 4 contra 3 y 2 piedras en cada portería, como manda dios. A sangrar y esas cosas.
Y sin importar los años que pasen la escena se repite una y otra vez, generación tras generación. Solo los nombres cambian. Hoy son Fufo y Keka, ayer eran Mañe, Cuno, Kev, Cholito, Armandito y otros más. Y Leda, claro, una gigantesca doberman con alma de hámster e ínfulas de futbolista. Y tenía sus fintas.
Miro un poco más allá y sí, poco ha cambiado.  La casita de Geña y Aguacaliente sigue allí, aunque se le han sumado varias más que se van pegando una con otra. Después del caserío se adivina el cementerio y la silueta del bosque, sumido ya en la oscuridad.  No logro verlos pero se escuchan algarabía y risas provenientes de sus casas. Ya sacaron ron de donde no había y pronto también improvisarán los tambores usando tanques de 5 galones. Las palmas empiezan rítmicamente y el canto de mujer rasga el ambiente. El congo ya se adueñó de la noche.
Y disfruto el instante, el lugar. Cada vez que vuelvo a casa de mis padres, la casa donde crecí, me deleito al poder revivir esos momentos, quién no, y más ahora que mis padres han decidido que se mudan. La próxima vez los visitaré en otras tierras, con paisajes y gente diferente. Sin congo. El congo y los recuerdos los seguiré llevando por dentro.

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.