Y 12 meses fueron en 2:44 minutos

Y finalmente habías llegado.
Por fin estabas con nosotros pero no lo podíamos creer. Un sentimiento de sorpresa nos había invadido aunque te habíamos esperado siempre.
© gustavo malet photography

Voz en Off:

Tu madre estaba plenamente consciente de que ya era madre, pero yo no me enteraba de qué era yo.

Llegaste, sin saber a dónde, llegaste sin saber qué te rodeaba, sin saber si quiera quién eras tú… pero en ese sentido no estabas solo, nosotros tampoco sabíamos nada de nada, y claro, teníamos tantas o más ganas de llorar que tú.

Entonces empezaste a observar, empezaste a comprender, empezaste a dormir tranquilo, y nosotros también; empezaste a moverte por tí mismo, a superar obstáculos, a subir lo que para tí eran grandes montañas, a mirar curioso más allá, hacia arriba, hasta que te levantaste con tus propias piernas, y nosotros nos levantamos contigo; gritaste por la calle de asombro, de alegría, y nosotros gritamos contigo; empezaste lentamente a comer, y terminaste devorando todo a manos llenas, salvajemente; y empezaste a hablar con nosotros utilizando frases complejas, de difícil comprensión para el ser humano promedio, pero nosotros te entendimos. Y te respondimos, en tu propio idioma.

Y sin remedio nos empujaste poco a poco a tu vorágine de hallazgos, de anarquía, de revelaciones, expediciones y conquistas, una vorágine que parece no tener fin, pero en la cual tus padres te seguiremos acompañando, tal y como lo hemos hecho durante tu primer año de vida.

Felicidades hijo.

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.