Palabra

De cuentos sueltos y otras vainas

Siguiente entrada

Una última mirada.
La tarde acabaría apaciblemente si Fufo, Lurilay, Nayenka, Yon y Keka  no jugaran pegando gritos tras la pelota, todos...